Contacto Extraterrestre

Contacto Extraterrestre -  Fenómeno OVNI - Abducciones por Extraterrestres 




Existen evidencias que desde tiempos inmemorables la tierra ha recibido la visita de seres de otros planetas. Si analizamos los textos antiguos, observamos referencias a seres venidos del espacio. Algunos investigadores han llegado a la conclusión de que detrás de los mitos y leyendas de dioses, demonios y apariciones marianas se encuentra el Fenómeno OVNI y que los dioses del pasado son los visitantes extraterrestres de hoy en día.

En la actualidad se conceptualiza el Fenómeno Extraterrestre de distintas maneras:

Como un fenómeno del que no se tiene evidencia, pero se puede obtener de manera rigurosa usando el método científico (astrobiología y la ufología pro científica). Como un hecho que se acepta como real y del que simplemente se debe acumular evidencia para convencer a todos los no creyentes (ufología popular o comercial, llamada ufología acientífica). Como un fenómeno paranormal dentro del ocultismo (teoría menos aceptada por la ciencia ortodoxa y la mayoría de la ufológica, ya que carece de objetividad científica).

Según afirman algunos escépticos los enfoques de la ufología acientífica y salidos del ocultismo son tan variados, como variadas son las opiniones de los que proponen las teorías. Al mismo tiempo dicen que dichos enfoques no gozan de ninguna aceptación científica, y solamente la astrobiología y la ufología pro científica se acercan a la noción de ciencia, sin llegar a ser aceptadas por completo. Sin embargo, son tantas y tan notorias las evidencias que cada día encontramos más científicos dedicados al estudio de este fenómeno. Recientemente el gobierno norteamericano ha desclasificado fotos donde muestran objetos voladores no identificados circundando nuestro planeta.

De acuerdo con mi experiencia personal, puedo afirmar que si existe otra realidad. Si me preguntan si creo en la existencia de vida en otros planetas mi respuesta es no, porque se cree en lo que no se conoce o no se ha visto.

Si me preguntaran sí creo que soy hombre, mi respuesta sería que no, ya que yo no creo que soy hombre, puesto que estoy 100% seguro de que lo soy, por lo tanto, no lo creo simplemente lo sé.

En el caso del fenómeno OVNI afirmo lo mismo, no lo creo, simplemente y de acuerdo con mis experiencias y vivencias personales, estoy 100% seguro de su existencia por lo tanto simplemente lo sé. La prueba está en esta foto tomada en una Finca al Oriente de Venezuela, e innumerables videos y evidencias que he presenciado desde la década de los 60. algunos de estos videos los pueden ver en mi Blog Vídeos RayoVioleta (Blog Vídeos Rayo Violeta - Andrés González Hernández)

Muchos escépticos aseguran que decir “he visto un ovni” no indica si no el desconocimiento del observador para identificar lo visto. Según esta definición negativa, un ovni puede ser cualquier cosa. Esto impide un tratamiento científico del asunto. Dicen que hay ilimitados objetos que entran en esta definición, y no es posible fundar una ciencia para su estudio. Así nos encontramos con que la mayor parte hasta un 98% son confusiones: se trata de objetos o luces que nada tienen que ver con los invasores del espacio.

Aseguran que más de la mitad de los avistamientos nocturnos tienen origen astronómico: la Luna, planetas como Venus o Júpiter, o estrellas brillantes. Otros muchos son originados por objetos naturales: nubes de forma lenticular, reflexiones de luz en capas de inversión térmica, espejismos, relámpagos, los denominados rayos en bola, auroras boreales, bólidos, estrellas fugaces y otros meteoros, bandadas de pájaros, etcétera. También hay ovnis artificiales: aviones, helicópteros, globos aerostáticos, basura espacial, satélites, secciones de cohetes en su reentrada a la atmósfera terrestre.

Yo estoy de acuerdo que desde hace unas décadas con la invesión de los aeroplanos, helicópteros, lanzamiento de satélites al espacio, trasbordadores espaciales, etc. esc. etc. es posible esa confusión.

Ahora bien les pregunto, todas las narraciones que encontramos en las civilizaciones antiguas, incluyendo la biblia que está plagada de sucesos con seres venidos del espacio, los Vimanas Hindúes, las experiencias descritas por los capitanes de embarcaciones marinas en cientos de bitácoras a través de la historia, incluyendo a Cristóbal Colón llegando a la entonces isla la española, donde describen objetos luminosos, esféricos, circulares o cilíndricos emergiendo de las profundidades del océano y tomando vuelo, e inclusive sobrevolando sus embarcaciones, en una época donde no existía la electricidad y mucho menos objetos voladores.

Cuando leemos o vemos algún programa de televisión, donde los científicos hablan acerca de los experimento para determinar si existe vida en otras parte del universo, donde los describen como serios que buscan vida inteligente fuera de nuestro planeta, como el proyecto SETI, sin desmeritar el esfuerzo de más de tres décadas que intenta detectar señales de inteligencia procedentes de otros lugares del cosmos y que hasta ahora no han escuchado nada, salvo algunas señales que desaparecieron, no fueron localizadas a tiempo o no se repitieron. Evidencia un total desconocimiento del Cosmos.

El hombre siempre se ha creído el centro del universo (el último vaso de agua en el desierto) eso es vanidad, sobre la cual se establecieron los imperios y las principales religiones del mundo. Se han pasado décadas y han invertido cientos de miles o millones de dólares, en investigaciones infructuosas, porque solo buscan vida similar a la nuestra.

Bien en ese caso les digo que es posible que en el universo conocido, existan muchos planetas con condiciones similares al nuestro, donde la vida derivada del carbono y el agua se pudo haber desarrollado.

Aun cuando en los últimos años se ha encontrado vida en lugares recónditos del planeta fuera de la superficie muy en el fondo de los océanos, en condiciones tan extremas que hasta hace poco se creía imposible pudiera existir vida.

Pero debemos tomar en cuenta que nuestros sentidos son limitados, así como los equipos tecnológicos inventados por el hombre con las limitaciones propias del mismo. Es bien sabido por la ciencia, que todo en el universo está formado por átomos e inclusive por partículas aún más diminutas, recién descubierta por la física quántica y la nanotecnología.

Que se encuentran en constante vibración. Nuestro rango visual tiene sus limitaciones, no podemos ver los rayos x, gamma, ultravioleta o infrarrojos, así como nuestros oidos no pueden detectar el ultrasonido o las vibraciones infra sónicas. ¿Eso significa que no existen?, ¿simplemente porque no las podemos ver o escuchar?

En recientes experimentos realizados por la física Cuántica y la Astronomía, se ha determinado la existencia de al menos 11 dimensiones, así como la de los agujeros negros, los agujero de gusano, mundos paralelos, curvatura del universo y un sinnúmero de eventos que hasta hace unos años eran impensable. Entonces porque creer que solo exista vida similar a la nuestra en el universo conocido, y digo conocido porque también en el medio científico ya se habla de multiuniversos.

Entonces porque creer que esos seres extraterrenos que nos visitan, tienen necesariamente la misma configuración biológica que nosotros. Acaso sus cuerpos físicos así como sus naves o vehículos espaciales no pueden vibrar a frecuencias incapaces de ser detectadas por nuestro sistema nervioso ocular o por nuestros radares o equipos de rastreo, desarrollados con nuestra limitada capacidad tecnológica. ¿Es acaso imposible que se desplacen por el universo o entre diferentes dimensiones, a través de los agujeros de gusanos y agujeros negros? Hoy la ciencia debate la posibilidad de viajar en el tiempo, cuando hace unos años era solo ciencia ficción.

Quizás parezca ciencia ficción, pero a veces la realidad supera la ficción. En mi caso particular no puedo negar su existencia ya que desde muy pequeño he tenido experiencias con realidades desconocidas para el ser humano, si bien es cierto que no estoy de acuerdo con aquellas personas que han mistificado el fenómeno e inclusive han creado pseudo religiones para la adoración de estos seres, también es cierto que hace algunas décadas cuando se hablaba del tema, te tildaban de loco o paranoico, y no había forma de comprobar tus experiencias, pero a partir de la invención de las videocámaras y más reciente con las cámaras digitales y los teléfonos celulares con cámaras fotográficas, es muy fácil tomar una foto o grabar un video y tener la prueba irrefutable.

Cuando traté de conseguir una explicación lógica a aquellos acontecimientos de los cuales fui testigo me fue muy difícil porque si lo veía desde el punto de vista espiritual había mucho más que eso y si lo analizaba desde el punto de vista científico no tenía explicación.

Es por ello que decidí estudiar la Ingeniería Electrónica y penetrar el mundo de la Física Cuántica y la Energía Nuclear, y fue allí donde conseguí el verdadero sentido de la espirtualidad y la interpretación a todos esos principios religiosos que se encuentran plasmados en la biblia y todos los textos antiguos de las civilizaciones ancestrales, los cuales fueron ocultados durante el período del oscurantismo religioso y sumergió a la humanidad en una profunda ignorancia.

Si analizamos con detenimiento los enunciados de los siete principios herméticos establecidos en el Kybalión, así como las enseñanzas del Gnosticismo, la Cábala, las enseñanzas Mayas, Egipcias y Sumerias así como el contenido que encierra la doctrina Budista o los enunciados de la llamada Nueva Era, donde se habla de Vibración, Dimensiones Estados de Conciencia Alterados, Portales Dimensionales, Cinturón Fotónico, Vórtices de Energía, etc. y los comparamos con los enunciados de la Física o Mecánica Cuántica, nos damos cuenta que todo es parte de lo mismo, El Universo, El Cosmos y el Éter están hachos de Materia, de Átomos y Moléculas, y de una gran cantidad de partículas que día a día se han ido descubriendo como son los Neutrinos y los Fotones, entre otros. Es por eso que el día que el hombre supere la barrera que existe entre la Religión, la Espiritualidad y la Ciencia y se dé cuenta que todo es parte de los mismo, con diferentes formas de verlo, entenderá la VERDAD.


Autor: Andrés González Hernández