Los Chakras - Definición y Características

Los Chakras - Definición y Características


En Sánscrito la palabra chakrá significa ‘rueda’ o ‘círculo’. Los vedas utilizaron este término para denominar los centros energéticos del cuerpo humano.   
En el hinduismo y algunas culturas asiáticas, los chakrás son seis centros de energía.
  1. mula-adhará (‘sostén de la raíz’)
  2. sua adhishthana (‘su-propio lugar-de-estar’)
  3. maní-pura (‘joya-ciudad’)
  4. an-ajata (‘no-herido’ o ‘no-golpeado’)
  5. vi-shuddha (‘muy puro’)nariz).
  6. agña-akhia (‘conocer por el entendimiento’
  1. Revitalizar cada cuerpo aural o energético y con ello el cuerpo físico;
  2. Provocar el desarrollo de distintos aspectos de la autoconciencia, pues cada chakra está relacionado con una función psicológica específica.
  3. Transmitir energía entre los niveles aurales ya que cada capa progresiva existe en octavas de frecuencia siempre crecientes.
  • Pingala: Canal derecho, conectado con la parte izquierda del cerebro.
  • Ida: Canal izquierdo, conectado a la parte derecha del cerebro.



En las prácticas contemporáneas occidentales se considera que hay un séptimo chakrá, el Sajasra-ara (‘mil-rayos de una rueda’), con la forma de una flor de loto invertida, que se encuentra en la cabeza.
En el Brahman upanishad y el Yoga tattua upanishad, dos antiguos Upanishad hinduistas  se menciona fugazmente a los chakrás. También en la creencia vashraiana del budismo tibetano (aproximadamente de la misma época) también se los menciona. Existen otros modelos de chakrás en otras tradiciones, incluyendo la medicina china, la Kábala judía y el sufismo islámico.

Estos centros se extienden en forma de remolinos por el campo energético que rodea el cuerpo físico y está compuesto por capas sucesivas de energía que vibran a frecuencias cada vez más elevadas.

Cada uno de los chakras tiene una parte frontal y una parte posterior, excepto el primero y el séptimo. Todos ellos están unidos por un canal energético que corre a lo largo de toda la espina dorsal.

Dentro de sus funciones principales se encuentra:

Los chakras se distribuyen a lo largo de la columna vertebral, desde la parte mas baja donde se encuentra la kundalini energía enroscada en forma de serpiente, hasta la parte mas alta de la cabeza donde aparece el halo aurico, si logra armonizar todos los chakras.

Comenzando por el chakra raíz debemos ir armonizándolos uno a uno, en sentido ascendente hasta alcanzar la conciencia global y la Armonía Universal.

Los chakras están conectados por canales energéticos llamados nadis o meridianos. Según los fundamentos del yoga, existen 72.000 nadis que conectan el aura y los chakras con el cuerpo físico, de los cuales tres son considerados los principales, pingala ida y Sushumna

Sushumna: Nadi central, conectado a la columna vertebral y al sistema nervioso central.

Ida Y Pingala se entrecruzan con Sushumna en los siete puntos de los chakras, creando una especie de espiral por donde circula el prana o energía vital a través de todo el cuerpo. En la tradición hindú se los reconoce y representa como flores de loto que se diferencian por sus diversos colores y un número determinado de pétalos.

Para tener una idea de su forma podríamos imaginarnos una flor que abre sus pétalos por encima del cuerpo y cuyo tallo nace en la columna. Así, la flor estaría por encima del cuerpo físico pero conectada a el. La columna vertebral seria el tronco de donde se abren los siete chakras a una distancia determinada.

Cada chakra toma un color de la luz del campo aurico, aspirándolo en forma de espiral y llevándolo directamente a nuestro organismo. De esta forma, nuestro cuerpo es irradiado por una luz de color que fluye desde el aura. 

El color de los chakras progresa en el sentido de la escala de colores del espectro solar. Es decir que comenzando desde la base, el chakra raíz posee el color rojo y va variando, a medida que asciende, a las tonalidades naranjas, amarillas, verdes y azules hasta culminar en un color blanco que se transforma en luz, en claridad. Cuanto mas elevado es el chakra Más tiende hacia la zona de luz de ondas cortas. El aspecto de los chakras dependerá de la evolución personal: será poco luminoso en las personas mundanas y muy brillantes en aquellos que hayan elegido hacer hincapié en la esfera espiritual.

Por medio de estos centros energéticos, el Cuerpo Astral le proporciona  energía al cuerpo físico, definiéndole las diversas facetas de su salud y su destino. Estos centros han sido denominados con diferentes nombres a través de las culturas y las épocas, su referencia esotérica mas citada les concede el nombre de Chakras según la influencia orientalista de los últimos siglos, mientras que su referencia científica los ha descubierto como Glándulas Endocrinas.

El sistema endocrino es un sistema de glándulas que secretan un conjunto de substancias llamadas hormonas, que liberadas al torrente sanguíneos regulan las funciones del cuerpo. Es un sistema de señales similar al del sistema nervioso, pero en este caso en lugar de utilizar impulsos eléctricos a distancia, lo hace exclusivamente por medio de sustancias. Las hormonas regulan muchas funciones en los organismos, incluyendo entre otras el estado de ánimo, el crecimiento, la función de los tejido y el metabolismo, por células especializadas y glándulas endocrinas. Actúa como una red de comunicación celular que responde a los estímulos liberando hormonas y es el encargado de diversas funciones metabólicas del organismo; entre ellas encontramos: El sistema endocrino está constituido por una serie de glándulas carentes de ductos. Un conjunto de glándulas que se envían señales químicas mutuamente son reconocidas como un eje. Un ejemplo es eje hipotalámico-hipofisario-adrenal. Las glándulas más representativas del sistema son la hipófisis, la tiroides y la suprarrenal. Las glándulas endocrinas en general comparten características comunes como la carencia de conductos, alta irrigación sanguínea y la presencia de vacuolas intracelulares que almacenan las hormonas. Esto contrasta con las glándulas exocrinas como las salivales y del tracto gastrointestinal que tienen escasa irrigación y poseen un ducto o liberan las substancias a una cavidad.

Aparte de las glándulas endocrinas especializadas, existen otros órganos como el riñón, hígado, corazón y las gónadas, que tiene una función endocrina secundaria. Por ejemplo el riñón secreta hormonas endocrinas como la eritropoyetina y la renina.

Esta alimentación energética tiene que estar compensada en el ser humano con la respiración y la comida, que son los pilares del mantenimiento del ser vivo.

Cuando el funcionamiento de los chakras es normal, cada uno de ellos estará abierto, girando en el sentido de las manecillas del reloj para metabolizar las energías particulares que necesita del campo de energía universal (energía que también se ha llamado chi, prana u orgón). Cuando el chakra gira en sentido contrario a las agujas del reloj, la corriente fluye del centro hacia fuera, con lo que interfiere el metabolismo. Por tanto, se dice que el chakra está cerrado o bloqueado a las energías que llegan.

La mayoría de las personas tienen tres o cuatro chakras que giran en sentido contrario en un momento determinado. Como los chakras no sólo son metabolizadores de la energía, sino que también la detectan, sirven para proporcionarnos información sobre el mundo que nos rodea. Si bloqueamos algún chakra, no dejamos que entre la información. Por tanto, cuando nuestros chakras fluyen en sentido contrario a las agujas del reloj, hacemos salir nuestra energía enviándola al mundo, detectamos la energía que hemos enviado y decimos que eso es el mundo. Es lo que en psicología se llama proyección.


No hay comentarios:

Publicar un comentario