El Feng Shui





El Feng Shui


Cuya traducción literal ws "Viento y Agua", el famoso arte de crear ambientes equilibrados y armoniosos en Chi (energía vital) inventado por los antiguos chinos de la región de Yantze hace más de 3000 años. Un arte milenario chino que enseña cómo diseñar el espacio y escoger los objetos y colores más adecuados para lograr la armonía y el equilibrio en nuestro diario vivir. Básicamente el Feng Shui se ocupa de aprovechar al máximo el flujo de la energía universal o corriente chi -también llamada ki, prana, o fuerza cósmica, entre otros nombres. Para un conocedor del Feng Shui es imprescindible crear la armonización en todos los espacios donde vivimos, trabajamos o jugamos.

El Feng Shui se basa en tres pilares: la energía que se siente, pero no se observa (chi), las propiedades opuestas (yin y yang) que representan actividad y quietud, luminosidad y oscuridad, masculino y femenino; y los cinco elementos de la naturaleza. Los principios básicos de este arte fueron plasmados en el Libro de los Ritos que más adelante Kung Fu-Tsé (Confucio) recogería en su I-Ching o libro de las mutaciones. Yang Yung-Sun fue el primero en realizar un manual sobre Feng Shui ya en el siglo IX d.c.

El ambiente ideal se crea aprovechando la energía que se extiende por la tierra siguiendo la dirección de los vientos, los ríos, las montañas y valles, además de analizar la situación con respecto a la esfera celeste. Así nos permite activar los efectos positivos y anular los negativos que puedan estar afectando a nuestra vivienda mediante sencillas técnicas muy relacionadas la mayoría de las veces con la decoración. Las casas pueden estar mal diseñadas para el correcto fluir del Chi lo que puede influir directamente sobre nuestro ánimo, forma de ver las cosas, enfermedades, tensiones familiares... por ello un correcto análisis de la vivienda a través de Feng Shui sería muy importante para mejorar nuestra calidad de vida.
Generalmente escogemos nuestros hábitats en función de nuestros criterios de comodidad, pero lamentablemente por ejemplo a veces un individuo tendiente a estar bajo de energía escoge un lugar bajo de energía para vivir cuando debería ser al contrario, simplemente porque se siente más a gusto o porque tiene el transporte más cerca. El Feng Shui intenta hacernos entrar en conciencia, de que a la hora de escoger una vivienda o si ya la hemos escogido, a la hora de decorarla, no olvidemos uno de los principios universales, el Chi. Para ello los factores que se tienen en cuenta para un buen análisis suelen ser la ubicación de la vivienda, el contorno, los materiales con los que está hecha, los colores utilizados, la dirección de las ventanas y puertas, su situación frente a otros edificios, el año de nacimiento del futuro habitante, sonidos, vigas, estructura de las habitaciones, etc. El Feng Shui no sólo se utiliza para las casas, sino también sobre personas, para el negocio, la riqueza.

La primera impresión cuando abrimos la puerta al llegar:

Lo ideal sería tener una primera vista libre y sin bloqueos hacia el interior de la vivienda, así es más fácil relajarse y despojarse del estrés cotidiano. Si no es de este modo, debería distraer la atención de la zona problemática realzándola con cuadros, colores, flores, tapices, estatuas o espejos.

La cocina o el lugar de comer es lo primero que ve, seguramente la comida tiene un significado exagerado en su vida, ya sea en desarreglos alimentarios, o que se privilegie la comida.

La oficina, esto lo convertirá en un tigre del trabajo, y no será de extrañar que trabaje arduamente los fines de semana, porque siempre pesará sobre sus espaldas trabajo sin concluir, y todo lo demás venga después.

El dormitorio te recordará al sueño enseguida al llegar a casa, y le quitará mucho de su dinamismo e impulso, volviéndose su vida lenta y monótona, y también un estímulo sexual muy fuerte podría ser otra consecuencia.

El dormitorio de los hijos: al entrar los fortalecerá, posiblemente gobiernen la casa y marcarán en gran medida lo que sucede en la familia.

El cuartito donde se guardan los enseres produce bloqueos si está cerca de la entrada, y se pierden energías en dar vueltas sobre los asuntos a resolver, por eso estas zonas son llamadas "lugares de congestión" y/o dónde le gustan estancarse las energías.

El baño: apenas pone la llave en la cerradura ya siente una presión en la vejiga y esto podría acarrear trastornos en los riñones; también afecta a que la energía de la vivienda se escurra rápidamente por los desagües, por consiguiente favorece a los problemas económicos, el elemento agua es también un símbolo de prosperidad.

Las escaleras en la primera mirada a la casa nos relacionan con los altibajos de la vida y aunque ya entró, todavía no llegó, sería un esfuerzo más que nublaría su vida.

El sótano es un símbolo al subconsciente como si en su vida quedaron temas relegados.

El desván si está en primer lugar probablemente es portador de una mayor cantidad de cargas viejas del pasado aún no resueltas.

Si desde la puerta principal se ve enseguida el jardín a través de una ventana, puede ser una vista muy atractiva, pero lamentablemente el chi pasará velozmente desde la puerta hacia la salida de atrás, perdiéndose.

No se preocupe, el Feng Shui tiene soluciones y curas de la tradición para estos y otros casos.

Si un experto en Feng Shui entra en nuestra casa lo más probable es que lo remodele y reorganice todo totalmente: en su habitación moverá la cama de modo tal que pueda ver la puerta y todo el que entra en su cuarto lo cual ayuda a proporcionar un sueño tranquilo ya que se sabe no será sorprendido por detrás. colocará alguna planta o paraban para crear un flujo de energía dirigido cuando el espacio es muy amplio, redistribuirá los butacones y muebles de una sala para lograr un ambiente que invite a la conversación y cree un clima agradable al visitante. algo que parece solamente sentido común, pero que va mucho más allá. Cuando una persona que va a tratar un asunto de negocios entra en una oficina y lo primero que ve es la ventana, los árboles y el exterior, su energía se disipa. Hay que lograr que se concentre dentro de la habitación y que no se escape y con ella la oportunidad.

El Feng shui es similar a la acupuntura en muchos aspectos. El acupunturista trata de descubrir cuáles son los lugares del cuerpo en los que la energía se encuentra estancada o interrumpida y después trata de corregir el problema aplicando agujas para aumentar o disminuir la energía en esas zonas. El experto en Feng Shui hace algo parecido en una casa o edificio detectando los lugares en que existen problemas energéticos y después trata de corregirlos ya que existen muchas maneras de perturbar la corriente universal chi y de mejorar su flujo interno. Por ejemplo, las puertas de una casa, en el Feng Shui, se consideran verdaderas entradas de energía. Cuando penetramos en una habitación nos sentimos de manera diferente según sea la disposición energética ambiental. Si cada vez que entramos en un cuarto la puerta suena de manera desagradable, ese sonido, repetido una y otra vez termina por exasperar los nervios de todos los que conviven en la casa y crear un estado de estrés generalizado.

Parece muy simple, pero las grandes mejorías que se obtienen con unos simples cambios son extraordinarias. Según el Feng Shui al entrar en una habitación debemos fijarnos cuál es el punto que atrae nuestra atención. La entrada debe ser una experiencia agradable. Muchas veces unas plantas, la iluminación adecuada y un simple movimiento de muebles logran el efecto adecuado. Por ejemplo, el tamaño de los muebles debe ser proporcional al tamaño del lugar donde se encuentran. Así un sofá enorme en una habitacion pequeña le roba energía, mientras que dos sillas pequeñas solitarias en un local grande nos hacen sentir desprotegidos.

Los espejos, dentro del Feng Shui, se consideran como verdaderas "aspirinas" ya que calman muchos problemas espaciales. Por ejemplo, colocados estratégicamente añaden luz natural a un espacio oscuro, descubren entradas y crean la sensación de más amplitud. Los espejos pueden reflejar la luz y el paisaje exterior dentro de un local que de otra manera estaría mustio. Asimismo, el nivel de iluminación es indispensable para poder armonizar el ambiente: luces claras y brillantes, similares a la luz solar en los sitios como la cocina o dondequiera que trabajamos y leemos.



Luces más suaves y discretas en las salas y locales donde socializamos, más intimas en la recámara. Muchas veces los espejos y las luces cambian totalmente el propósito de un espacio. Un closet grande si se ilumina adecuadamente y se le coloca algún espejo estratégicamente situado y unas plantas se puede convertir en un fantástico estudio.

Las plantas son verdaderos reservorios de energía. Mediante la función clorofiliana Atrapan los rayos del sol y lo convierten en alimentos para ellas mismas, y los demás almacenando grandes reservas energéticas. Las plantas en cualquier recinto cerrado no solamente embellecen y refrescan el lugar sino contribuyen poderosamente a lograr un flujo adecuado de la energía chi. Además, las plantas pueden ofrecer soluciones prácticas para dividir espacios y crear rincones agradables.

Analice la forma en que la iluminación afecta su estado de ánimo y según se sienta cambie, la intensidad luminosa y hasta el color de los focos. No olvide que el Feng Shui procede de la naturaleza, y cuando nos armonizamos con el ambiente escuchando nuestra intuición casi siempre obtenemos los mejores resultados. De la misma manera, colocar obras de arte en lugares claves ayuda a establecer el flujo de energía chi necesario para que haya armonía. Un paisaje natural, una obra de arte, ya bien sea una pintura o escultura puede actuar como una invitación a "entrar" en algún lugar determinado. Inclusive, los conocedores del Feng Shui indican como se debe ir condicionando los cuadros, esculturas, plantas, espejos y luces para lograr que al penetrar a un edificio sigamos las tendencias naturales que nos estimulen a fortalecer el propósito de la visita.

Aproveche estas ideas y trate de aplicarlas en la medida de lo posible, quizás mucho de los problemas que puede estar afrontando se resuelvan simplemente moviendo un mueble, colocando una planta en un lugar clave o pintando la sala de un color diferente.

El Yin y el Yang es uno de los principios básicos de la filosofía china y por lo tanto también uno de los fundamentos más importantes del Feng Shui. El yin-yang no representa otra cosa más que el principio de los opuestos, el equilibro que debe existir en la vida para que ésta se desarrolle armoniosamente. Porque sin yin o sin yang no puede existir e viceversa. La luz no sería luz sin la presencia de la oscuridad, el bien no sería bien sin la existencia del mal, la nada no sería nada sin la existencia del todo, la noche no sería noche sin la presencia del día. Por lo tanto para que nuestras vidas estén equilibradas deben estar presentes ambos elementos.
Por eso el Feng Shui deja muy claro que una casa no debe ser ni demasiado Yang ni demasiado Yin, sino compartir equilibradamente ambos principios para que se vea reflejada su armonía en nuestra vida. Si una casa es demasiado Yang o demasiado Yin es fácil caer enfermos, tener accidentes, que nos roben, andar muy alterados o deprimidos, que no llegue la prosperidad a la familia, etc.

Cómo es una casa o habitación demasiado Yang: Que esté recibiendo luz o calor durante todo el día. Vivir cerca de fábricas o tendidos eléctricos convierten a tu casa en Yang automáticamente. Estar escuchando música ruidosa contínuamente. Al pasar prácticamente todo el día en una habitación determinada sin dejarla descansar se le da exceso de Yang. Presencia sólo de colores cálidos como amarillos, cremas, rojos, anaranjados. Y también el blanco se consideran yang, así que no conviene abusar. Que tenga muchas lámparas, velas o elementos que den mucha luz. Que esté sobre aireada con las ventanas todo el día abiertas. Que tenga muchas plantas.

Remedios: Introducir colores fríos como las tonalidades azules, negros, plateados o grises. Pintando las paredes de esos colores o introduciendo elementos decorativos que los tengan. Evitar demasiado ruido o crear música relajante. Introducir agua en la decoración en copas, boles, peceras o lo que se te ocurra. Procura que sea siempre un agua limpia, que si quieres puedes colorear de azul. Mejor todavía si no es del grifo sino de manantial. Puedes poner cuadros que tengan pintados ríos, lagos o representen atardeceres. No pasarse con las plantas. Rellenar aquellos lugares que estén demasiado vacíos o que tengan mucho espacio.

Cómo es una casa o habitación demasiado Yin: Lugares que no reciban demasiada luz, especialmente los interiores. Una casa excesivamente silenciosa o pocas veces habitada. Vivir cerca de lugares asociados a la muerte. Presencia absoluta de colores fríos u oscuros como las tonalidades del azul, grises y negros. Poco aireada. Lugares muy estrechos y llenos de cosas.

Remedios: Introducir colores cálidos como las tonalidades rojo, naranja, cremas, amarillos, dorados. Pintando las paredes de esos colores o introduciendo elementos decorativos que los tengan. Poner música alegre como los ritmos latinos. Introducir el elemento fuego en forma de velas encendidas durante buena parte del tiempo. Situar lámparas encendidas en lugares que estén muy sombríos. Colocar cuadros que sean de los colores indicados, o que representen amaneceres. Situar móviles o campanillas en el techo. Airea con frecuencia la casa o la habitación. Introduce elementos que representen a la tierra como cuarzos o cualquier otro mineral. Procurar hacer espacio y deshacernos de cosas viejas que estén molestando. <

En Feng Shui existen varias escuelas que utilizan determinadas fórmulas para conseguir que nuestra casa se favorezca de un Chi armonioso. Una de ellas es la escuela de la Brújula. Esta escuela utiliza una serie de fórmulas muy concretas para aplicar a través de una brújula y descubrir cuáles son nuestras orientaciones o direcciones de nuestro edificio, habitaciones, muebles, etc.. propicias y cuáles no lo son. Para ello existen unas fórmulas que nos hablan de qué direcciones son las adecuadas a nivel personal, y otras que nos hablan, a través de tablas muy complejas, de qué direcciones son las favorecidas a lo largo del año. Debemos aprender a calcular cuales son tus direcciones favorables y desfavorables a nivel global y qué deberíamos hacer en función de ellas.

En este sentido hay que empezar por tener en cuenta que el Feng Shui utiliza básicamente las ocho direcciones posibles (N, NO, NE, S, SO, SE, E, O) correspondientes a los ocho tiragramas del I-Ching. Para situar estas direcciones y clarificarlas con respecto a tu casa, se ha creado el llamado cuadrado mágico o cuadrícula Lo Shu, que servirá de plantilla. Lo primero que debemos hacer es descubrir cuáles son nuestras direcciones personales. Para ello haremos unos cálculos que darán a lugar un número llamado Kua. En función de este número veremos si pertenecemos al grupo occidental o al grupo oriental, y en función del grupo veremos por fin nuestras direcciones.

Este cálculo es distinto para hombres que para mujeres, así que según se corresponda sigue la siguiente fórmula:

Para el hombre: se escribe las dos últimas cifras de su año de nacimiento, después se suman hasta reducir el resultado a un sólo dígito. Es decir, si al sumar resulta un número superior a diez como por ejemplo 52, se suma el 2+5=7. Después se resta el número resultante al 10. El número resultante es el número Kua. Existe una excepción en este caso. Si el número Kua es el 5, se debe usar el 2.

Para la mujer: se escribe las dos últimas cifras de su año de nacimiento, después se suman hasta reducir el resultado a un sólo dígito. Es decir, si al sumar resulta un número superior a diez como por ejemplo el 21, se suma el 2+1=3. Después se suma al número resultante un 5. El número resultante es tu número Kua. Existe una excepción en este caso. Si el número Kua es el 5, se debe usar el 8.

Una ves que tenemos nuestro número Kua comprobaremos a qué grupo pertenecemos y cuales son nuestras direcciones favorables y desfavorables:

Grupo occidental: pertenecen a este grupo, los individuos cuyos números Kua sean 2, 6, 7 u 8. Las direcciones favorables son: O, S0, NO, NE. Las direcciones desfavorables son: E, SE, N, S.

Grupo oriental: pertenecen a este grupo los individuos cuyos números Kua sean 1, 3, 4 o 9. Las direcciones favorables son: E, SE, N, S. Las direcciones desfavorables son: O, S0, NO, NE.

Hay que decir que dentro de las direcciones favorables, hay una que nos es más propicia. Ella es la correspondiente al orden de nuestro número Kua.

Ejemplo: Si nuestro número Kua es el 3, pertenecemos al grupo oriental donde la dirección más propicia nos es el SE. Si nuestro número Kua es el 8, pertenecemos al grupo occidental, donde la dirección más propicia para nosotros será el NE.

El cuadrado mágico: Una vez que sabemos cuales son las direcciones más favorables y menos favorables para nosotros en nuestra casa, edificio, habitaciones, etc. seguiremos la plantilla del cuadrado mágico de abajo de la siguiente manera:


Realicemos un dibujo de la planta de nuestra casa o nuestra habitación o lo que queramos mirar. El centro de la casa o de la habitación, corresponderá al centro del cuadrado, y dividamos el lugar en una cuadrícula como la de la plantilla. Una vez hecho esto, con la ayuda de una brújula y situándonos en el centro de la casa o habitación comprobaremos qué lugares nos son propicios y cuáles no.

Consejos: Orientar nuestra puerta principal a nuestras orientaciones favorables. Evitar realizar ningún tipo de trabajo o responsabilidad, hacia nuestras orientaciones desfavorables. Procura no tener la mesa de la oficina o estudio hacia ellas, sino hacia las favorables. Evitar dormir con la cabeza hacia una de tus orientaciones desfavorables. Procurar hacer todas las actividades diarias hacia las orientaciones favorables. Aunque su casa pueda estar situada de la manera más armoniosa posible, nunca se está a salvo de la energía de una flecha envenenada. Las flechas envenenadas son energías con forma de punta o aguja que pueden recaer en la casa provenientes tanto del exterior como del interior de ella. Esa energía es tan negativa que puede estar exponiendo su vida a numerosas desgracias hasta que no la apartes. Especialmente si esa flecha recae sobre tu puerta principal que es la base de la casa. De dónde pueden venir esas flechas envenenadas.

A niveles generales se tendrá una flecha envenenada cuando delante de la casa, ya sea en dirección a la puerta principal o hacia una gran ventana, haya cualquier estructura de tipo punta, como una torre: Los campanarios de una iglesia. El tejado en punta del vecino de enfrente. Vivir cerca de tendidos o cables de electricidad. Que haya cerca árboles muy picudos. Vivir cerca de pasos a nivel de carretera. Vivir al final de un tramo recto de carretera. Estar expuesto al borde de cualquier edificio.

En Feng Shui cobran vital importancia los ocho triagramas del I-Ching o filosofía china. Por ello hasta ahora hemos estado viendo que estan presentes de alguna manera.

Los chinos tienen un concepto de la prosperidad y felicidad de la vida basado en ocho directrices muy claras, derivadas de los ocho triagramas: Alcanzar la prosperidad económica. Conseguir un matrimonio feliz y duradero. Obtener una buena salud y larga vida. Trabajo próspero donde se pueda mejorar. Obtener el respeto y buena fama de los que nos rodean. Que los hijos salgan afortunados. Amistades influyentes y serviciales. Para favorecer la buena consecución en nuestra vida de estas directrices o pautas para la felicidad han trazado un plano por donde pasa el Chi que activará cada campo para descubrir si en nuestra casa falta alguno de ellos o está a medias.

En Feng Shui cobran vital importancia los ocho triagramas del I-Ching o filosofía china. Por ello hasta ahora hemos estado viendo que estan presentes de alguna manera.
Los chinos tienen un concepto de la prosperidad y felicidad de la vida basado en ocho directrices muy claras, derivadas de los ocho triagramas: Alcanzar la prosperidad económica. Conseguir un matrimonio feliz y duradero. Obtener una buena salud y larga vida. Trabajo próspero donde se pueda mejorar. Obtener el respeto y buena fama de los que nos rodean. Que los hijos salgan afortunados. Amistades influyentes y serviciales. Para favorecer la buena consecución en nuestra vida de estas directrices o pautas para la felicidad han trazado un plano por donde pasa el Chi que activará cada campo para descubrir si en nuestra casa falta alguno de ellos o está a medias.

Para ello necesitará trazar el plano de su casa lo mejor posible sobre el siguiente cuadrado de nueve casillas. Como se puede observar en este plano están reflejados los ocho campos con su correspondiente triagrama. Una vez que lo haya trazado comprobará en qué estado se encuentra su casa. Las casas por lo general suelen ser irregulares, por lo que lo más seguro es que descubra que falta algún campo o que está distribuido sólo a medias. En ese caso será cuando deberá remediar el Chi que no fluye por allí.



La interpretación del FENG SHUI está basada en un octógono, el PA KUA, dividido en nueve sectores designados cada uno con trigramas (símbolos del I CHING en los que aparecen líneas cortadas y continuas que conforman los aspectos de los distintos elementos de la naturaleza). Esto permite orientarnos para la colocación de elementos en cada uno de los sectores, de acuerdo a lo que queremos cambiar.

En el feng shui también son muy utilizados los cinco elementos: madera, agua, fuego, metal y tierra. Éstos son imprescindibles también con respecto a la escuela de las formas a través del paisaje.

La madera: se representa a través del color verde y a ella pertenecen en el horóscopo chino el tigre y el conejo. Sus símbolos son todos aquellos elementos hechos de madera. Con respecto al paisaje la podemos localizar en colinas, y en rios a través de la siguientes formas: No se recomiendan para personas de signo de tierra, y si para las de fuego. Ha de estar situado detrás de la casa.

El Agua: se representa a través del color azul o el negro y a ella pertenecen en el horóscopo chino la rata y el cerdo. Sus símbolos son las fuentes y las peceras. Con respecto al paisaje la podemos localizar en colinas, y en rios a través de la siguientes formas: No se recomiendan para personas de signo de fuego, pero si para las de madera. Pueden estar en cualquier parte del paisaje.

El Fuego: se representa con el color rojo y a él pertenecen los signos en el horóscopo chino de serpiente y caballo. Sus símbolos son las luces brillantes. Con respecto al paisaje lo podemos localizar en colinas, y en rios a través de la siguientes formas: No se recomiendan para personas de signo de metal, pero si para las de tierra. Son desastrosas enfrente de la casa.

El metal: se representa con el color dorado o plateado y pertenecen a él los signos del horóscopo chino el gallo y el mono. Con respecto al paisaje lo podemos localizar en colinas, y en rios a través de la siguientes formas: No se recomiendan para personas de signo de madera, pero si para los de agua. No tiene problema de situación.

La tierra: se representa con el color marrón en todos sus tonos y pertenecen a ella los signos del horóscopo chino el buey, el dragón, el perro y la cabra. Con respecto al paisaje la podemos localizar en colinas, y en rios a través de la siguientes formas: No se recomiendan para personas de signo de agua, pero si para las de metal.

Los "remedios" más utilizados en el FENG SHUI son:

Esferas de cristal de cuarzo facetadas, las que irradian en cada local no sólo la luz, sino también el CHI (energía).
Flautas de caña: se colocan debajo de vigas para alivianar la sensación de agobio que producen.
Sahumerios y aromatizadores naturales.
Armonizadores sonoros de bambú o de metal en la entrada principal para regular y filtrar el CHI proveniente de la calle.
Espejos convexos en la pared del recibidor que enfrenta la puerta de acceso principal.
Plantas de hoja redondeada para no lastimar el CHI.
Acuarios que funcionen como ciclos biológicos completos, con peces que atraen la abundancia, colocados en el sector del PA KUA designado a esos fines.
Velas flotantes en recipientes de cristal, para armonizar el pensamiento (el fuego) con el sentimiento (el agua).

Los colores y las texturas también tienen mucho que ver en el FENG SHUI. Es preferible elegir una gama de colores pasteles para la pintura interior de las habitaciones. Es destacable la necesidad de la sencillez en los espacios, no recargándolos de elementos. Eliminar lo que no sirve. Deshacernos de lo que está de más, nos va a dar pie para desarrollar cambios en nuestro hábitat y, por consiguiente en nosotros.

Elemento
Efectos de la joyería sobre el Chi personal
Color de cristal
Agua en Movimiento
Vida social y laboral activa, éxito profesional, alegría y dinamismo, capacidad de aprendizaje.
Azul Aurora B
Agua Tranquila
Introspección, espiritualidad, poder interno, percepción interna, protección, claridad mental
Aurora Borealis
Madera
Carácter flexible y receptivo, aprendizaje, versatilidad, prosperidad, crecimiento, armonía familiar y autodominio
Azul, Verde, Violeta, Aurora B
Fuego
Expresividad, cortesía, coraje, prestigio, magnetismo personal, impulso a la acción, prosperidad, notoriedad.
Verde, Violeta, Rosa, Aurora B
Tierra
Salud, sinceridad, lealtad y justicia, estabilidad emocional, concreción, seguridad, nobleza de carácter.
Visón, Aurora B
Metal
Comunicación, creatividad, claridad, elocuencia, apoyo de los demás, justicia y protección.
Visón, Aurora B



No hay comentarios:

Publicar un comentario